1 3000 0 300 120 30 https://timetothink.es 960 0

Ay torito guapo

Feria de Málaga, empiezan las corridas de toros. Un tema que no deja indiferente a nadie.

Para saber lo que opina la gente que me rodea, me he centrado en Instagram donde más de uno no ha podido callarse, también he hecho una pregunta en Facebook, pero para este tema no he querido meterme en LinkedIn.

Yo personalmente, he vivido la mayor parte de mi vida compartiendo calle con la Plaza de Toros La Malagueta. De hecho desde el salón se ven los corrales.

Plaza de toros La Malagueta

Mis padres nunca han sido muy forofos de los toros, pero a mi me causaba una curiosidad inmensa. Tanta que los obligué a que me llevaran a verlos; ellos conocían al que trabajaba en la puerta, así que me dejaron pasar para ver al último toro de la corrida gratis.

Todo el mundo gritaba de felicidad, aplaudían con la euforia suficiente como para que yo no entendiera nada. Me limité a hacer millones de preguntas.

Nunca lo entendí.

De hecho, nunca olvidaré la época en la que mi hermano quería ser torero.

Recuerdo incluso llantos diciéndole:

“Como seas torero, no seré más tu hermana.”

Yo, 10 años.

El tiempo pasó y eso simplemente quedó como un simple sueño de verano de un niño de 6 años -thanks Gosh-

A lo largo de los años he escuchado opiniones de todo tipo. Pero nunca he tenido la oportunidad de debatir mucho sobre el tema porque con lo que yo pensaba me bastaba.

Pero ahora si que he querido saber opiniones sobre todo de gente joven, mis seguidores de Instagram y os cuento lo que me he encontrado. 

Evidentemente, esto no hace justicia a la realidad del panorama español. Hace justicia a lo que me rodea a mi.

Resumen de opiniones sobre los toros de mi Instagram

En Facebook hice solo la pregunta de ¿cultura o tortura?

Varias personas comentaban:

“Para mi los toros son cultura y tortura, una no excluye la otra”

Y no puedo estar más de acuerdo.

Que los toros sean algo de nuestra cultura, no quita el hecho de que sea una tortura.

Por otro lado, un privado que me mandaron y el cual publiqué tuvo bastante polémica. Pero quiero plasmarlo porque es el ejemplo más claro para muchas cosas en esta vida.

Las cosas no son blancas o negras para todo el mundo;

“Mi madre pasa la gran mayoría de su vida trabajando, ocupándose de la casa y cuidando a toda su familia.
Al cabo del día son pocos o ninguno en la mayoría de los casos, los ratos que tiene de disfrute y esparcimiento.
Yo, particularmente no soy fan de los toros, entiendo que es una tortura en forma de ensalzamiento del ego humano frente a la bestia que se ha llevado a un espectáculo.

Pero aquí viene mi disyuntiva.

Mi madre si es fanática de los toros. Disfruta enormemente viendo una buena faena. Se le iluminan los ojos cuando lo ve y te lo cuenta. Y en definitiva, en ese ratito que está pegada al televisor, se olvida de sus problemas y preocupaciones.

Yo no estoy a favor de los toros.

No estoy a favor de la tortura animal.

Pero me daría pena que los toros desapareciesen porque quiero a mi madre, y ya demasiadas pocas cosas que le hagan feliz le quedan, como para quitarle una más.”

– Anónimo

Muchísima gente se revolucionó en su contra, llegando incluso a utilizar adjetivos descalificativos hacia la madre de esta persona.

Yo, personalmente, concluyo con un:

¿Autoengaño?¿Compasión?¿Compresión?¿Cultura?

Todos tenemos nuestro porque.

¿Cuál es el tuyo?

interesting...
Post anterior
Spaguettis negros co...
0 Comentarios